No se trata de hacer una dieta sino de seguir unos hábitos que normalmente hacemos con una alimentación sana y equilibrada.

Alimentos recomendados

  • Verduras y frutas: Comer una ración diaria de frutas y verduras en las comidas principales y además aportan vitaminas y fibras.
  • Carnes y pescados: Contienen proteínas para proporcionar energía. Decántate por carnes magras y en los pescados mejor el azul ya que contiene omega 3, minerales, zinc y fósforo, además activa nuestra capacidades cognitivas.
  • Legumbres: Proporciona fibra y proteínas hay que tomarlas en su justa medida y evitando alimentos grasos en su preparación, y mejor cocinadas al horno, salteadas y en ensalada.
  • Cereales integrales: Los nutrientes principales son las proteínas, fibra y la vitamina B. Estos hidratos de carbono se absorben lentamente por lo que sacian el hambre.
  • Frutos secos y semillas: Estos hay que consumirlos con mucha moderación y sin que estén fritos o con miel. Y en el caso de las semillas añadirlas en las ensaladas.

Pautas para estar más saludable

1.Hidratación: Dependiendo de factores como el calor la actividad física que realices o los alimentos que hemos tomado, nuestro cuerpo nos pedirá cuando y como debemos tomar agua.

2. Ejercicio: No hace falta que sea muy intenso siempre y cuando lo realices de manera diaria.

3. Dormir: Hay que dormir entre 7 u 8 horas al día para que el cuerpo como la mente estén en plenas facultades.