La arcilla tiene efectos purificantes e hidratantes para la piel, existen cinco tipos de mascarillas de arcillas que vamos a explicar en profundidad y además hablaremos de todos sus beneficios.

Mascarilla amarilla de arcilla

Para poder oxigenar mejor la piel de manera más efectiva, reparar los tejidos y eliminar las toxinas la arcilla amarilla es la más indicada para estos casos ya que es perfecta para todas las pieles y a la vez desintoxica la piel. Además contiene minerales como el zinc, el hierro, el potasio y el cobre.

Mascarilla verde

Esta mascarilla actúa como limpiador y purifica al mismo tiempo, es perfecta para pieles grasas y para ayudar a regular el exceso de grasa en la piel. Contiene magnesio y hierro que nutre, hidrata y purifica la piel.

Mascarilla gris

Con esta mascarilla eliminamos las toxinas de la piel, purifica y limpia es muy recomendada para pieles con acné ya que también desinflama y reduce las rojeces además actúa como aclarador.

Mascarilla roja

La mascarilla roja es muy buena para las pieles con mucha sensibilidad o con dermatitis, además aporta hierro a la piel. Contiene varias propiedades regeneradoras y curativas, además aporta una acción antiinflamatoria y activa la circulación.

Mascarilla blanca

En la piel esta mascarilla actúa como desintoxicante en la piel, contiene propiedades curativas y antibacterianas, por eso mismo está indicado en pieles con problemas de acné. Elimina las impurezas de la piel, hidrata y ayuda a regenerar las células.

Mascarilla rosa

Esta mascarilla es una mezcla de arcilla roja y blanca y por lo tanto contiene más beneficios que otras. Está recomendada para pieles delicadas y sensibles que purifican y revitalizan el rostro.

Consejos para utilizar las mascarillas de arcillas

  • Estas mascarillas son muy efectivas en la piel y se utilizan una vez por semana para que no sean muy agresivas para la piel.
  • Para mantenerla en buen estado es mucho mejor guardarla en la nevera para que se conserven mejor sus propiedades y a la vez refrescará la piel.
  • Antes de aplicarla el rostro debe estar totalmente limpio, una vez la aplicamos es recomendable no movernos mucho para que no se cuartee.
  • Y por último antes de que se seque por completo la retiramos con agua y posteriormente aplicamos una crema hidratante junto con un tónico para finalizar por completo nuestro tratamiento de belleza.